Más contenido, menos producto

En los últimos tiempos, las redes sociales se han convertido en un canal de ventas muy importante para todo tipo de empresas.  La capacidad de promocionar un producto a un público definido, la facilidad para invertir montos de acuerdo a las posibilidades y las distintas herramientas para medir resultados, hacen que las mismas sean muy atractivas para ofrecer productos o servicios.

Más allá de los grandes beneficios y facilidades, existe un fenómeno que perjudica o puede perjudicar a ciertas empresas, las cuales tienen un solo motivo para estar en las redes sociales: VENDER.

Cómo vender en Instagram: 10 Consejos para Lograrlo

Tener una página solamente con información de contacto o ubicación de la tienda física, imágenes de productos, fotos de stock o montajes, hacen que el perfil de esta marca sea visto únicamente como un catálogo, perdiendo en parte la esencia de las redes sociales: compartir, interactuar y comunicarte con otros usuarios, que en este caso, podrían ser clientes potenciales.

Por supuesto que también es importante enseñar los productos o servicios online, pero no hay que olvidar que también es una excelente oportunidad para que nuestros consumidores conozcan un poco más de nosotros y nosotros un poco más de ellos, para cada día ofrecerles lo mejor de lo mejor, adaptado a sus gustos y necesidades.

Tendencias estéticas en Instagram para 2020 - EC

El mundo ya pasó muchos años viendo y escuchando sobre los beneficios de adquirir ciertos productos o servicios, aprovechemos las redes sociales para interactuar y dar a conocer la parte más humana de la marca, compartiendo contenido de valor con la audiencia y generando vínculos con ellos, que sin dudas, terminará en más ventas.

Es momento de empezar a compartir con aquellos que hacen que la marca crezca cada día más.

¡Exitos!

Escrito por Alfonso Segovia, Redactor Creativo de Ojo de Pez.

Imagen: Freepik