El equilibrio entre objetivos a corto y largo plazo

Objetivos de marketing y comerciales a largo y corto plazo

Este año la incertidumbre es aún latente y es difícil no pensar en cómo surfear lo que venga de una manera estratégica y equilibrada. Mucho se trata de re-identificar las necesidades de una marca a corto y largo plazo, y al mismo tiempo, adaptarlos al contexto actual para así poder responder estratégicamente a los cambios que están sucediendo.

Un buen punto de partida es fijar la construcción de marca como objetivo primordial y a largo plazo, abordado desde una perspectiva emocional, creativa y memorable, que funcione como el motor de la estrategia, complementado y respaldado por la activación de ventas como objetivo a corto plazo.

Además, en estos tiempos se hace más necesario la adopción de la regla de Les Binet: 60:40, donde 60% de los esfuerzos son destinados a la construcción de marca y 40% para la activación de ventas.

Un ejemplo de ello es cómo la marca británica de cerveza artesanal Brewdog respondió a la crisis conforme fue encontrando oportunidad y bajo una estrategia de construcción de marca.

Al inicio fabricó gel antibacterial, después ofreció cupones para que consumidores puedan disfrutar de una bebida gratis cuando los bares abran y, ahora, ha ofrecido sus pubs como centros de vacunación. Estos esfuerzos le ayudarán a posicionarse dentro de la mente del consumidor a largo plazo.

Es por eso que las marcas que son agregadoras de valor y son útiles a la vida de las personas, son las que impulsan el cambio en el comportamiento de compra, generan lealtad y crecimiento en la consideración de marca entre los consumidores.
Hacer frente a la incertidumbre que aún nos rodea significa probar nuevas ideas y rutas para cumplir nuestros objetivos, convirtiendo los aprendizajes en un motor de crecimiento continuo y a futuro, donde el éxito es ser flexibles y adaptarse al contexto en constante cambio.

Fuente: Merca2.0

Imagen: Pexels.