Cómo influye la imagen corporativa en el éxito empresarial

La marca es el primer elemento que se desarrolla al formar una empresa, pues tener una identidad bien definida, es de vital importancia. En muchos casos, sirve como carta de presentación y, en otros, como oportunidad para causar una buena primera impresión.

El diseño de una marca, aporta valor a la Empresa, es capaz de definir sus principios, su filosofía, su modelo de negocios e incluso enamorar al cliente. La importancia de la marca está en dejar una huella memorable en la cabeza de los clientes.

La marca genera confianza


Las personas toman decisiones de compra en función de una serie de elementos que tienen que ver con el producto en sí, con la imagen de ese producto, elementos que perciben a través de los sentidos. Los clientes compran un producto por la confianza que tienen de que están eligiendo la mejor opción para resolver sus necesidades. Esa confianza genera una buena reputación y una buena imagen. Esa buena imagen que se asocia a la marca se traslada a los productos y estos se venden mejor. 

La marca es el elemento que genera esa vinculación emocional. No es el producto ni la empresa, es la marca, que representa la experiencia del usuario con el producto y con la empresa. La importancia de la marca está en su capacidad para evocar emociones y ser recordada.

También en su capacidad de ser nombrada, porque el sabor de una bebida, la sensación de confort en un viaje o la suavidad de un tejido no se pueden explicar, ni transmitir, ni comunicar de forma tan precisa como con una palabra. De ahí la importancia de tener una buena marca. Una marca sonora, pregnante y memorable.

Un buen diseño es invertir en futuro

Un buen diseño debe responder a los valores de marca y tiene que conectar con las personas, sobre todo con nuestro público.

Una buena imagen de marca es imprescindible para cualquier tipo de negocio, independientemente del tamaño o actividad de la empresa, y esto solo se consigue delegando y confiando en profesionales.

¡Una marca fuerte motiva a los empleados, una comunicación clara fomenta el buen entendimiento! Por tanto podemos optimizar costes, producir más valor en menos tiempo y con más calidad.

El valor de una marca es uno de los activos más valiosos del capital de la empresa.

Aplicar la creatividad profesional y establecer la comunicación y el diseño como prioridad es una inversión rentable. 

Un buen diseño puede marcar la diferencia entre cerrar una venta o perder un cliente potencial.

 

En Ojo de Pez tenemos en cuenta los requerimientos del cliente y necesidades específicas del producto o servicio para el desarrollo de marcas. No dudes en contactarnos.

Escrito por Mónica Ferrera, Diseñadora Gráfica de Ojo De Pez.

Imagen: Freepik

Contactate con nosotros