Conocé la marca para la que fue diseñada Mafalda

El origen de Mafalda está ligado a los electrodomésticos gracias a la estrategia de una agencia de publicidad y una marca que aceptó la idea. Demostrando así como la publicidad es una de las áreas con mayores expresiones creativas y Mafalda es muestra de ello.

El origen de Mafalda está ligado a los refrigeradores, lavadoras, estufas, televisores, y diferentes tipos de productos tecnológicos del hogar.

La publicidad es una de las áreas con mayores expresiones creativas. Quienes están detrás de las estrategias y las campañas son mentes en constante ejecución de ideas nuevas, de formas de llegar al consumidor que pocos pueden imaginarse.  

Una muestra más de que lo creado en la industria puede ser memorable, lo da Mafalda. El personaje que brilla hoy en redes sociales ante la muerte de su creador, el artista gráfico argentino Joaquín Salvador Lavado Tejón “Quino”, tiene una historia íntimamente ligada con la publicidad, que al mismo tiempo demuestra el ingenio de Quino.

El artista fue contratado por una marca de electrodomésticos para generar tiras cómicas para los periódicos, en las que se debía mostrar en dibujos la vida de una familia que utilizaba los productos, detrás está la marca Mansfield. De esa secuencia fonética surgió el nombre de Mafalda.

La historia oficial dicta que el personaje “nació” el 29 de septiembre de 1964, cuando se publicó por primera vez en la revista “Primera Plana”, pero al parecer su origen se remonta a dos años antes, cuando Siam Di Tella estaba a punto de lanzar una nueva división dedicada a la fabricación de refrigeradores y electrodomésticos, bajo Mansfield.

La campaña de contenido para la que fue creada Mafalda

La agencia detrás es Agens Publicidad, destinada a realizar una campaña con el objetivo de dar a conocer la nueva marca. Norman Briski, uno de los creativos de la agencia ideó realizar una campaña de publicidad de contenido, diseñar una tira cómica que daría alusiones a la marca y ayudaría a popularizar a Mansfield, sin que el consumidor notara la promoción.

La marca aceptó la propuesta, pero puso dos condiciones: que los nombres de todos los personajes principales de la tira comenzaran con “M” y que en cada historia apareciera por lo menos uno de los electrodomésticos Mansfield.

La agencia contactó a Miguel Brascó, un escritor y dibujante argentino, al que le propusieron el proyecto, pero rechazó la oferta aunque no sin antes recomendar a Quino.

Quino aceptó la oferta y elaboró ocho tiras cómicas de una familia tradicional de clase media, en la que brilló una niña llamada Mafalda. Quino acababa de ver la película “Dar la Cara”, en donde una pequeña bebé, que nunca sale a cuadro, a quien mencionan como “Mafalda, tiene nombre de princesa”, coincidió con las condiciones de la marca sobre los nombres de los personajes y así se quedó.

El diario Clarín aceptó otorgar un espacio a Quino en sus interiores sin paga, pero se dieron cuenta de que se trataba de contenido para publicitar a los electrodomésticos Mansfield y rechazaron el contenido. 

En tanto, Gregorio, un suplemento de la revista Leoplán sí aceptó el contenido y se convirtió en la primera aparición de Mafalda en cualquier medio, aunque se limitó a tres tiras en 1963. Finalmente el contenido pasó a ser una tira sobre política en Primera Plana. 

Un año después, el 15 de marzo de 1965, llevó su trabajo a El Mundo, y finalmente en la revista Siete Días Ilustrados se convirtió en el fenómeno que es hoy en día.

En Ojo de Pez podemos crear todo tipo de campañas creativas, personajes e intervenciones como estas. ¡Escribinos! info@ojodepez.com.py 

Fuente e imagen:  Merca20

Categorías

Nube de etiquetas