Citroën DS5 Prestige: alta clase francesa

A la espera de que llegue el DS7 a las carreteras, DS tiene al DS5 como su buque insignia. Y a la versión Prestige como el summun de la gama. Se trata de una edición limitada de la que solo se construirán 250 unidades para todo el mundo.

El planteamiento del coche viene a ser el mismo que el del modelo que ya ostentó esa denominación hace casi 60 años. En concreto, el DS 19 Prestige, un automóvil que pronto se convertiría en uno de los preferidos de políticos, empresarios y famosos por sus especiales cualidades. Unas comunes al resto de Tiburón -como fueron conocidos entonces los Citroën DS- y que se referían a su alto nivel tecnológico que, con elementos como su particular suspensión, garantizaban un nivel de confort excepcional, a lo que el Prestige añadía mejoras como el interior especialmente insonorizado, forrado en piel marrón y con luces de lectura. Además, fue uno de los primeros automóviles europeos en llevar teléfono y luces direccionales.

El nuevo DS 5 Prestige también ostenta ese halo de exclusividad y saber hacer tan propios de la cultura industrial francesa, reconocible por fuera por elementos como las llantas específicas de 19 pulgadas, los logos identificativos, los intermitentes dinámicos o una firma lumínica propia, también da lo mejor de sí en el habitáculo. Con un puesto de conducción que recuerda a la cabina de un avión, por la disposición de la botonería o el techo de cristal con tres entradas de luz, el cuero Nappa recubre el volante, los paneles de las puertas y, por primera vez en un DS, el salpicadero. Con los asientos -con función de masaje incluido- se ha ido un poco más allá y están forrados de piel semi-anilina, todavía más selecta. Todas las tapicerías y recubrimentos son de color marrón.

Del lado tecnológico, el DS 5 Prestige cuenta con acceso y arranque sin llave, pantalla táctil a color de siete pulgadas con navegación 3D en tiempo real, conectividad Apple CarPlay, Android Auto y Mirrorlink, suspensión que limita los balanceos de la carrocería (quizás demasiado dura) y múltiples ayudas a la conducción. Entre ellas, sistema de vigilancia del ángulo muerto, alerta de cambio involuntario de carril, ayuda al arranque en pendiente, control de la trayectoria, cámara de marcha atrás y Head Up Display.

Dado el planteamiento de esta variante, solo existe una opción mecánica y es de alto nivel: diesél de 180 caballos con cambio automático de seis relaciones. Para la carrocería, los colores (especiales) son blanco, gris o negro.

Fuente: El Mundo

Categorías

Nube de etiquetas