Coronavirus y trabajo remoto ¿Por dónde empezamos?


Últimamente el Coronavirus nos instó a tomar nuestras actividades desde la casi comodidad de nuestra casa. ¿Y cómo vemos nuestro día a día? ¿Somos más productivos o ya no distinguimos entre martes y viernes?


Si vemos entre los “desafíos”, que no son desafíos en sí, sino oportunidades para poner un pie en el progreso del futuro. 


  • Comunicación integrada: Cuando hablamos de oficinas no-oficinas el punto clave para poder estar al 100% en el mood del trabajo ahora es la comunicación. Como en todo lugar debe ser fluida, clara, sin vueltas. Un pedido mal hecho o la falta de mención de las necesidades que se dan pueden hacer que el proceso se ralentice.


  • Establecer y respetar horarios: Desde que nos levantamos establecemos una rutina tanto laboral como personal. Sin embargo, al hacer home office, este tipo de concepto puede confundir a algunas personas y a nosotros mismo. Los horarios deben cumplirse: el comienzo de las actividades, el break para respirar un poco y el final de nuestro día laboral. Después de todo, los tiempos son los tiempos.


  • Dar cierre a tu día laboral: El hacer oficina en casa puede llegar a trabajarnos de tal forma en la cual si somos unos workaholic en potencia no cerramos el ciclo, no descansamos, seguimos hasta el infinito y más allá. Marcar el final del día, decir “este es el último pendiente y luego termino por hoy” es lo más sano que podemos hacer para nuestra salud mental y física. 


  • Herramientas digitales a la mano, tener absolutamente TODO lo que necesitamos para hacer la vida más fácil a nuestros co-workers y a nosotros mismos. Recursos como slack, whatsapp, telegram para mensajería instantánea; we-transfer, smash, google drive/team drive para facilitar el traspaso de archivos. También herramientas como Asana o el mail van a permitir organizarnos.


  • Compartir con nuestros co-wokers: El humano tiene una necesidad social, ya sea para poner las cartas sobre la mesa, reunirnos con un nuevo cliente o simplemente para hacer un brainstorming. Algunas veces los pedidos pueden ser más claros mediante una llamada o podemos suplir una necesidad luego de una charla breve. Cada que sea necesario podemos mantenernos en contacto usando herramientas como Zoom, FaceTime, Hang Out Meet, etc.


Y así, vemos algunos contratiempos que pueden surgir en el día a día. De igual forma, como probablemente hayan visto en la mayoría de las redes sociales, existen una serie de cosas que pueden ayudar a aumentar el nivel de productividad y concentración. Entre ellas se mencionan las siguiente en el libro Las cosas son lo que tu quieres que sean, consejos para una vida creativa: Ponte calcentintes, venga al lío, vuelvete loco y finalizá tu día.


En ODP tenemos las herramientas necesarias para llenar los objetivos de tu marca. Sea en nuestra oficinas en Asunción o en la casa de cada uno de los formamos parte del equipo. ¡Conocenos!


Por: Mauri Moreno.

Categorías

Nube de etiquetas