El consumidor de hoy

En los últimos tiempos, las tendencias de consumo han ido evolucionando hasta alcanzar un punto en el que cada vez es más usual que el consumidor se decante por espacios que giren en torno a conceptos que constituyan un claro proceso de transformación. La tendencia actual ha dejado atrás modelos de negocio ya anticuados y poco eficientes, dejando paso a experiencias más profesionalizadas. Con la intención de garantizar un cierto éxito en este ámbito, Moinsa ha querido desgranar los 6 conceptos que la nueva generación de consumidores demanda.

1. Digitalización: En el caso del sector retail, ya no es tanto una ventaja diferencial sino más bien una obligación, ya que la aplicación de tecnología en los puntos de venta se da por supuesta. El consumidor ya no diferencia entre canal online y espacio físico, sino que opta por ambos a la vez. Por ello se han implantado progresivamente en el mobiliario comercial soluciones que se integran con el IoT y que permiten obtener información del cliente (big data), cuyo análisis posibilita gestionar de forma óptima la información que reciben (smart data).

2. Hiperpersonalización: el cliente se ha convertido en el eje sobre el que rota el modelo de decisión del desarrollo del negocio. A través de la información que se recibe con el uso de la digitalización, las empresas pueden ofrecer la mejor oferta adaptada y soluciones que más correspondencia tenga con las necesidades de sus clientes.

3. Experiencia: ya sea aplicada a la experiencia de compra o en restauración, los clientes están cansados de lo “tradicional” y buscan que le sorprendan. Por ejemplo, ha cogido fuerza espacios de entretenimiento con la gastronomía como reclamo, como food courts urbanos o cabaret dining, convertidos en nuevos espacios gourmets.

4. Fusión de conceptos: cada vez es más usual que compras y ocio vayan de la mano, por ello, la fórmula de éxito está en integrar ambos servicios, de manera que algunas tiendas ya han integrado cafeterías o salones de belleza en sus espacios comerciales, donde poder relacionarse con los demás, animando a los compradores a pasar más tiempo y, por tanto, gastar más.

5. Personas: es un hecho que, personas y tecnología conviven, sin embargo, en ocasiones el personal no aporta valor añadido, y hay que recurrir a otras vías para agilizar los procesos de compra, por ejemplo, tiendas que operan completamente mediante el uso de Inteligencia Artificial (IA), con un mínimo número de personal para mantenimiento. Se trata de recuperar la figura del vendedor experto que atiende y asesora al cliente. Sin embargo, a pesar de la digitalización, el trato humano sigue siendo esencial, tratándose de uno de los puntos más valorados por el cliente en todo tipo de negocio.

6. Sostenibilidad: Como ocurre con la tecnología, la sostenibilidad es un tema muy recurrente y necesario. Los consumidores exigen una fuerte política de responsabilidad social y eso no solo atañe a los productos y servicios sino a todos los aplicativos, los espacios son un escaparate más de la marca y se debe poner especial atención a todos los detalles, desde los materiales del mobiliario al último servicio deben encajar dentro de los principios de la economía sostenible.

Para María José Domínguez, del departamento de Marketing de Moinsa, una empresa española de soluciones de equipamiento comercial, técnico e intralogística, “trabajamos en un constante estudio de las tendencias de consumo, de manera que podamos, en todo momento, responder a las necesidades del consumidor”. En este sentido, añade que “en Moinsa diseñamos espacios de venta atractivos y rentables basados en las últimas tendencias, además del desarrollo de soluciones que agilicen los procesos de consumo y aporte al cliente las facilidades y experiencia que necesita”.

Fuente e imagen: Marketingdirecto

Categorías

Nube de etiquetas