Cómo escribir un buen titular publicitario

Pucha, qué contradicción escribir un artículo sobre cómo escribir un buen titular y no escribir uno deslumbrante. Pero este caso no necesita mucha ciencia, basta pensar en qué escribiría en google alguien que busca las respuestas que están en este artículo y simplemente escribir eso.

A continuación, lo que te trajo acá:

A diferencia de los titulares para artículos web que en su mayoría no necesitan ser muy elaborados para que sean fácilmente encontrados (si fuese ese su objetivo), los titulares publicitarios, ya sea estén plasmados en un aviso de prensa, vía pública o banner web, requieren mucho pienso y creatividad porque son el primer contacto con la audiencia, lo primero que ven, el filtro que les ayuda a decidir si leer o no el copy donde está lo que les queremos decir.

Primero, lo básico:

Usá lenguaje simple y palabras comunes para que cualquiera que lo lea pueda entenderlo a la primera, escribí como hablás. Sé breve, lo extenso distrae. Los titulares escritos de manera sencilla tienen más chances de despertar el interés de la audiencia.

Segundo, sé creativo/a:

Aunque te lo hayan dicho hasta en distintos idiomas nunca está demás que te lo repitan, porque entre tanto bombardeo de información de todo tipo y proveniente de todas las direcciones, tenés que lograr algo difícil: que alguien te preste atención. Para lograr que un titular “llame la atención” o sea “diferente” existen varios caminos, el primer paso es descartar lo primero y segundo que se te ocurra, probablemente eso se le ocurra a cualquiera.

Basate en observaciones concretas relacionadas al servicio/producto en cuestión, por ejemplo, si se trata de una aspirina, puede resultar simpático hablar de algo que produzca dolor de cabeza como el ladrido de un chihuahua.

Escribí lo mismo 10 veces:

No hace falta que sean 10, pero escribí la misma idea de distintas maneras y quedate con el titular que mejor salió.

No mientas:

¿Acaso no te enseñaron que eso está mal?

Escribí bien:

Esto puede sonar básico pero en realidad es fundamental, una “s” en lugar de una “c” puede desencadenar repercusiones negativas, en otras palabras, puede convertirte en un meme de Twitter.

Espiá otras publicidades:

Pero por favor, que no se te ocurra copiar. Las ideas de otros/as pueden inspirarte a crear mejores ideas que las suyas, basadas en observaciones diferentes.

Por Federico Gutiérrez.

Categorías

Nube de etiquetas