¿Cuál es tu salario emocional?

Suena súper romántico, pero este salario emocional a veces hace la diferencia entre los trabajadores que se quedan y los que se van. Para algunos, incluso, estos beneficios no económicos son mucho más valiosos que un sueldo alto.

¿Cuál es tu salario emocional actual? Para saber cuál es tu salario emocional podés evaluarlo teniendo en cuenta:

Distancia del lugar de trabajo

¿Te queda cerca o muy lejos? A nadie le gusta madrugar para llegar en horario a su lugar de trabajo, mucho MENOS con nuestro tráfico.

Jornada laboral

¿Trabajás solo 8 horas diarias? Es comprensible que en algunas situaciones tengas que trabajar un par de horas extras, mucho más en nuestro rubro. Pero si esto es recurrente y sin remuneración, lo mejor es salir de allí.

Vida laboral/vida personal

¿Tu carga de trabajo y tus horarios te permiten tener una vida personal? Y a este punto hay que darle la relevancia necesaria, es parte de la salud mental. Aunque salgas puntualmente de la oficina a las 6:00 de la tarde, tener que trabajar vía remota 24/7 no te hará muy feliz.

Futuro profesional      

¿Tenés futuro en la empresa o estás en una posición laboral donde las responsabilidades nunca cambiarán? ¿Querés caer en esta rutina en donde no se te permite crecer ni desarrollar nuevas habilidades? No lo sé Rick.

Beneficios extras

¿Tu empresa te da algo que valores y aprecies? Pequeños gastos como frutas frescas todas las mañanas en tu escritorio o entradas gratis al cine pueden significar mucho. (wink, wink)

Aprendizaje y desarrollo de habilidades

¿Tu empleo te reta frecuentemente a que aprendas más cosas y desarrolles más habilidades? Estar en algo tedioso y donde no aprendés nada nuevo hará que desees un futuro lejos de tu empresa. 

Por naturaleza las personas buscan cambiar de trabajo por voluntad propia o buscan empleos desafiantes, mejor remuneración o que les permitan tener un balance entre su vida personal y profesional.

Este es un TOP 6 de los motivos principales por los que una persona abandona su empleo:

1. Que el jefe no le tenga confianza (o no motive)

2. Que sea regla trabajar fuera del horario establecido (horarios inflexibles)

3. Que el horario sea inflexible aun en situaciones especiales o emergencias  

4. Mal ambiente y colegas difíciles

5. Que se le reconozcan fallas y errores, pero nunca los aciertos

6. Que el trabajo no sea flexible

No obstante, existen algunas empresas en renovación que ofrecen un excelente salario emocional y esta “paga” acorde a su cultura organizacional. Dicho esto, activen ser Pet Friendly por favor y que vivan los flex days porque hoy en día con un buen salario no alcanza si afecta tu paz mental, salud y tiempo de vida personal.

Pero OJO, antes de renunciar…

Si tu salario emocional es inaceptable, no tomes una decisión apresurada. Sabés que encontrar un nuevo empleo tampoco es una tarea sencilla in this economy, así que antes de irte, considerá que hay un punto a tu favor: no te están despidiendo, por lo que tu jefe podría estar interesado en escuchar tu posición.

Así que intentá negociar:

  • Compensaciones, aunque que no estén relacionadas con el dinero

  • Horarios, salir temprano un día de examen, hacer un día de trabajo remoto

  • Nuevos retos, capacitaciones o participar en eventos para sentirte más productivo y permanecer en la empresa por más tiempo


Escrito por Carina Candia


Fuente: Entrepreneur

Categorías

Nube de etiquetas