Neuromarketing y marketing de contenidos

Si una cosa hemos aprendido los marketeros en los últimos años es que comprender cómo funciona el cerebro de los consumidores, nos puede ayudar a emplear mensajes mucho más eficientes para conectar con las audiencias

El neuromarketing ha demostrado que, si se comprende mucho mejor las reacciones de las personas, se pueden establecer mensajes más eficientes y diseñar estrategias más efectivas.  

En el marketing de contenidos tenemos que comprender cuales son esos contenidos que funcionan para conectar. 

La clave está en la dopamina y en cómo afecta a nuestro cerebro. El cerebro libera dopamina cuando se compra algo que te hace feliz, cuando estás de vacaciones o con cualquier otro elemento que hace que nos sintamos felices. El cerebro también libera dopamina cuando recibe una recompensa o cuando siente la anticipación a algo bueno. Es ahí cuando la estrategia de marketing de contenidos puede posicionarse, utilizando estos recursos.


El contenido, liberador de felicidad por sí mismo

Un estudio de la UC Berkley's Haas School of Business, señala  que la información es un liberador de dopamina similar al dinero o a la comida. Los tres elementos se ven como una recompensa por el cerebro y, por tanto, se convierten en liberadores de dopamina.

Por ejemplo, las campañas que tienen un buen storytelling y que se convierten en contenidos que aportan algo extra a los consumidores, logran este impacto. No son vistas como spam de la marca, sino como un contenido disfrutable. Son una recompensa y por tanto una fuente de dopamina.

Esto también ocurre en Email Marketing, cuando se hacen bien las cosas. Cada envío de la marca se ve como una especie de regalo, algo interesante y que nos alegra recibir. Cuando vemos su nombre en nuestra bandeja de entrada, sentimos un subidón de felicidad y, por tanto, un chute de dopamina.

Fuente / imágenes: Puromarketing

Categorías

Nube de etiquetas