Apple trabaja en una "nariz electrónica"

Apple, que busca siempre de manera impenitente añadir mejoras a sus productos, está dándole vueltas a la idea de la integración de sensores olfativos en dispositivos como el iPhone y el Apple Watch.

Tales sensores, que formarán parte de un microsistema (MEMS), serían capaces de detectar sustancias gaseosas, y con la inestimable ayuda de la inteligencia artificial, tendrán la habilidad de analizar aromas.

Así lo detalla la empresa de la manzana en una solicitud presentada ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos.

Si bien hay ya algunos dispositivos electrónicos provistos de sensores de gas, Apple subraya que la integración de varios sensores de estas características en los dispositivos móviles inaugurará nuevas aplicaciones de suma utilidad (en combinación, por ejemplo, con sensores de otra naturaleza como el reconocimiento de imagen integrado en la cámara de los smartphones).

La “nariz electrónica” en la que trabaja la compañía de Cupertino será particularmente útil en el ámbito de la salud y la seguridad. Con la inestimable ayuda de sensores olfativos los smartphones y los smartwatches podrán alertar al usuario de la presencia de gases carentes de olor y, sin embargo, tóxicos como el monóxido de carbono.


Los sensores proyectados por Apple servirán asimismo para analizar el sudor humano y registrar los niveles de glucemia.

De acuerdo con la patente presentada por la empresa de la manzana, para la integración de sensores olfativos en sus dispositivos la compañía liderada por Tim Cook utilizará como base los denominados líquidos iónicos, capaces de reconocer gases muy específicos.

Provistos de un revestimiento especial, los sensores olfativos de Apple permitirán la entrada de gases y aire, pero mantendrán a raya simultáneamente la penetración de agresores externos como la humedad, el agua el polvo.

Fuentes: MarketingDirecto / Imágenes: MarketingDirecto, ActualidadWatch

Categorías

Nube de etiquetas