Anuncios de funeraria desatan polémica en Inglaterra

En un anuncio, una pareja de piel bronceada se ríe y corre sobre la playa. Pero los bañistas no llevan tablas de surfeo, sino ataúdes de madera.

El anuncio ofrece un “viaje de ida” con “temperaturas calcinantes” por 1.195 libras, unos 1.570 dólares. Pero se trata de una cremación, no de vacaciones.


Es obra de una empresa llamada Beyond, que ofrece comparativos de servicios funerarios. Dice que los anuncios atrevidos están hechos a propósito para impulsar el inicio del diálogo nacional acerca de la muerte y los costos de sepultura.

Sin embargo, cuando se trata del negocio de sepultar o cremar gente, tal como lo aprendió la empresa, la creatividad tiene un límite.

Transport for London (TfL), que administra y regula el transporte público en la capital inglesa, rechazó los anuncios, bajo el argumento de que podrían causar “ofensas serias y generalizadas”. El regulador dijo que en realidad no vio los cuatro anuncios de Beyond, pero un socio le advirtió que podían ser ofensivos.

“Todas las campañas publicitarias que tienen lugar bajo el régimen de TfL necesitan obedecer las políticas publicitarias de TfL y las nacionales”, dijo la autoridad en un comunicado.

No obstante, Beyond, que dice querer romper los tabúes acerca de la muerte, continúa impulsando su campaña publicitaria en línea y en toda la ciudad.


“En el Reino Unido no nos sentimos cómodos hablando sobre la muerte o interactuando con el tema; eso no es saludable y es algo que queremos afrontar de lleno”, dijo Ian Strang, el cofundador de la empresa.

“Nuestra renuencia a hablar sobre la muerte es la razón por la que los costos funerarios continúan subiendo y la causa de que la gente pague demasiado dinero por elaborar un testamento o repartir los bienes de la herencia”, añadió. “Eso es lo que queremos cambiar”.

Las cremaciones cuestan, en promedio, 3.311 libras esterlinas y los entierros están en 4.257 libras, según datos del Royal London National Funeral Cost Index Report de 2017.

Strang señaló que los anuncios salieron a la luz al mismo tiempo que Competition and Markets Authority del Reino Unido estaba investigando los costos funerarios e intentando transparentar la industria.

“Se trata de reconocer que nunca había sido tan importante entablar conversaciones acerca de la muerte, en lugar de silenciarlas”, añadió.

Un anuncio propuesto para el metro de Londres parece un afiche que vende un remedio para el resfriado: “¿Dolores de cabeza? ¿Malestares y dolores en general? ¿Garganta irritada?”, pregunta. “Mejor escribe tu testamento”, dice, junto a la imagen de una caja de píldoras.

Beyond hizo cambios a esos anuncios para el metro. Sin embargo, los originales están estampados en formato grande para vallas publicitarias. ¿Cuál fue la reacción de los londinenses en las redes sociales? “Escandaloso”, “repugnante”, “desconsiderado” y “de mal gusto”.

Un anuncio digital de una publicación del blog de Beyond sobre la campaña publicitaria toca la canción de Salt-N-Pepa “Let’s Talk About Sex”, y remplaza la palabra “sex” (sexo) por “death” (muerte), y superpone la letra de la canción en una imagen de una mujer con el dedo sobre los labios.

Otro anuncio hace una comparación entre escoger a un director funerario y comprar un auto con la frase “Don’t get R.I.P.’d off” (un juego de palabras que mezcla las frases “Que no te estafen” y “descanse en paz”).



Caroline Wilkins, una usuaria de Facebook, describió el anuncio como “realmente desagradable”. “Demuestra una completa falta de compasión o comprensión”, dijo. “Estos anuncios son simplemente dañinos y verdaderamente molestos”, añadió.

A pesar de la reacción negativa hacia la campaña, Strang dijo que la empresa se mantenía firme con su idea de abrir un diálogo sobre la muerte.

“Le estamos quitando la ropa al emperador, el exceso de reverencia hacia lo que es, después de todo, una conclusión, una compra inevitable, y lo hacemos con humor”, dijo.

“Estamos subiendo el volumen hasta el máximo, con la esperanza de que allane el camino para que todos los demás suban su volumen al menos a la mitad. Queremos apropiarnos del tema y decir: ‘Tienes permiso para hablar sobre la muerte’”.

Podríamos hablar mucho sobre el tema de la moralidad en la publicidad. Siempre serán tema de debate los anuncios que como en este caso, llegaron al límite con una comunicación que resultó altamente ofensiva.

Y tomando el popular dicho “no existe tal cosa como la mala publicidad ” mientras cumpla con objetivos de venta, cuando nos debatimos entre la ética y la moral, ¿podemos hablar de buena publicidad?


Fuente: The New York Times / Imágenes: Beyond / The New York Times

Categorías

Nube de etiquetas