La publicidad, yo y mi otro yo

Empecé en el mundo de la publicidad since 2010, cuando estaba haciendo una activación para una marca como nutricionista y le dije a la agencia: ¡ME ENCANTA LO QUE HACEN! ¡Cuando necesiten a alguien porfa llámenme! a lo que respondieron: ¡Mirá que te llamamos eh!

Pasaron solo unas semanas hasta que recibí el llamado y así fue como empezó mi vida en la primera agencia y en este hermoso y caótico mundo de la publicidad.

Recorrí varias agencias, trabajé con todo tipo de clientes. Aprendí así el lado lindo y el lado oscuro de este trabajo.

Entonces aquí les traigo unos tips sobre cómo ser una ejecutiva de cuentas 100% guerrera:

via GIPHY

1. Creerse Gerente o dueñas/os de tus marcas. Esto es básico y hasta gastado, pero realmente en un mundo, donde vos llegas a una agencia y nadie te explica nada, entender esto es fundamental para ver las cosas con más perspectiva y no solo “hacer lo que te piden que hagas” todos los días, tanto del lado del cliente, como del lado de agencia.

2. Creerse dueños/as de la agencia. ¡En el BUEN sentido de hacer que las cosas salgan! Que se cumpla con lo prometido, de respetar los tiempos establecidos con el cliente y de querer satisfacer realmente el 100% con sus expectativas. Uno como dueño siempre quiere tener a sus clientes contentos. Siempre dentro del margen de respeto hacia los compañeros y equipo de trabajo (obvio).

3. Esforzarte porque tu trabajo sume en tu equipo: En algunas agencias me pasó, que toman a la ejecutiva como una simple “pasa mail”. No honey, las ejecutivas también somos personas creativas, pensantes y parte fundamental del equipo. Somos las que entendemos al cliente, siendo las “estrategas” de marcas (o al menos deberíamos), las que entendemos el racional del equipo al presentar la idea, estrategia y la defendemos a morir si así nos parece. Por eso al menos yo, pregunto TODO lo que puedo y si no entiendo bien, me siento como con los ojos tapados y esa sensación es la peor cuando trabajás en publicidad.

4. Trabajar para sumar a tus marcas. Cuando un cliente se da cuenta que su ejecutiva (que es la cara de la agencia para el cliente) entiende qué es la marca, cuál es el objetivo de esta, te llaman, te consultan y toman en cuenta tus propuestas, opiniones y hasta podés llegar a crear una amistad con tus clientes (lo cual suma a la confianza de la agencia y a vos como profesional).

5. Lo urgente nunca reemplaza lo importante. Es nuestro día a día, y con el tan popular “todo es para ayer” la gente cree que hasta hacemos magia. No señores, hay que aprender a parar la pelota y hacer respetar los tiempos. Porque SIN PIENSO es mucho más probable que las cosas se tengan que re-trabajar mil veces. Mejor hacerlo una sola vez y aunque lleve más tiempo, se logra un resultado eficiente y así a la vez, usar el tiempo de TODOS de manera efectiva y RESPETUOSA.

6. Ser líder de tu equipo. Si, nosotras somos la cabeza de un equipo de colaboradores (diseñadores, redactores, producción, administración, hasta directores) porque tenemos que “organizar el trabajo” y una vez más, tenemos que hacerlo de manera efectiva, teniendo ese juego de cintura donde: “soy re buena onda con vos” ( lo suficiente para que te quieran) y ser exigente (lo suficiente para que te respeten) y ser exigente no es ser mala onda, es hacer que cada uno, desde donde le toca, que cumpla con su función (algo así como que cada uno haga encajar su engranaje para que la máquina funcione).

7. Ser buena onda en tu día a día. Siguiendo el punto anterior, si, aunque veces te ponga nerviosa/o el cliente (por no haber hecho bien su brief) o  tu compañero (porque ya le pediste mil veces el cambio y se sigue equivocando) o vos misma (porque a veces te levantas con esas ganas de no hablar con nadie y ni vos te aguantás) por amor a Marley: ¡¡¡SE BUENA ONDA!!! Ponete los auriculares, escuchá una música que te guste, o tomá un té. Lo que sea necesario para cambiar tu energía, porque pasamos MUCHAS horas en la agencia como para tener que soportar una mala actitud, porque es cierto que una manzana podrida pudre al resto.

via GIPHY

8. El pendiente de tu vida: Inspirarte siempre. Si sos parte de un equipo creativo, no podés vivir en una burbuja. Tenés que abrir tu mente, ser curioso, saber lo que pasa en en el mundo, qué es tendencia, a veces saber quién fue la mejor vestida de los cannes, o que le pasa a la capa de ozono, o quién hizo el performance en el entretiempo del superbowl (aunque no te guste) o hasta saber cuál fue el último divorcio en Hollywood, ¡te sirve! Porque todo suma cuando se trata de darle una visión o una voz a las marcas.

¡Y bueno! Ese es un resumen de todo lo a que a lo largo de los años fui aprendiendo en este mundo, que tiene cosas intensas, pero también cosas hermosas.

¿Lo que más disfruto? Que es un trabajo que cambia todos los días. Todo el tiempo estamos creando y reinventando cosas. Y a mí que todo me aburre muy rápido, me viene como anillo al dedo.

¿Lo más hermoso? Son las personas súper auténticas que conocí y sigo conociendo a través de la publicidad.

Si no te gusta, ¡huí a tiempo! jaja

via GIPHY


Por: Cristina Villamayor.

Imagen: La Vanguardia

Categorías

Nube de etiquetas