¡Llegó la hora del té!

Todo escritor sueña con tener el talento innato de escribir a la velocidad de sus pensamientos. Sí, no parece emocionante para quienes no disfrutan de las rimas y conjugaciones correctas.

In a world of my own

via GIPHY

Amo escribir (por si no quedó claro en el párrafo anterior), desde muy chiquita lo supe. No me divertía jugar a las escondidas, congelados ni cualquier otro juego de niños. Mi diversión era sentarme a dibujar historias, tratando de recolectar momentos y plasmarlos en hojas recicladas que luego se merecían un “¿cómo se te acaban tan rápido los cuadernos?”.

Cuando me enseñaron a formular oraciones –luego de practicar la “R” mil veces, porque no sabía pronunciarla y me decían que sonaba como el ruido de las abejitas, a mí me sonaba con una “dddddd” en vez de una “rrrrrr”– supe que todo lo que dibujaba no tenía más cabida (sí, nos perdimos a la próxima Frida Kalho).

Escribir se tornó más que una diversión, una necesidad de expresar en un espacio todo lo que yo sentía. Dirán: ¿qué puede escribir una niña a los 7 años? Pues la mente de los niños es bastante curiosa. En ese entonces también me di cuenta que la clave para conseguir aprender algo está en la práctica y por eso sigo en la lucha por escribir a la velocidad de mis pensamientos. (?)

I’m late. I’m late. For a very important date!

via GIPHY

Ya en la vida adulta –o lo que se supone trata de ser una vida más autónoma y responsable– buscando qué quería hacer con este amor me acobardé, porque en mi mundo todo tenía que ser perfecto. Desperdicié años, o, mejor dicho, ni siquiera busqué salir de mi lugar seguro (dejé de oír a aquella niña y sus sueños).

Trabajé en varios puestos hasta llegar a mi primer trabajo de Community Manager – Content Manager, muy a duras penas porque me REHUSABA a serlo. Nuevamente QUÉ EQUIVOCADA ESTABA. Terminé amándolo porque mis funciones contenían hacer todo lo que me gusta: crear, escribir y gestionar. De alguna manera sentí que las cosas al fin se estaban acomodando, estaba encontrando un lugar cómodo, pero a la vez desafiante. Este mismo puesto me llevó a trabajar en proyectos con organizaciones internacionales, lo cual me llevó a tener los freelances más apasionantes.

Curiosity often leads to trouble

via GIPHY

Vas a escuchar muchas opiniones que te dirán que vayas por lo seguro, pues todos tenemos responsabilidades a las que les debemos prioridad.

Llegué a ODP como Redactora Creativa por primera vez en mi vida, pese a que algunas personas me dijeron que tenía un perfil más estratégico. WRONG. No dejes que te atemoricen, suficientes personas tenemos en el país cubriendo puestos que merecen PASIÓN. Valorá tu talento y sobretodo el AMOR que sentís por lo que hacés.

El mensaje que quiero dejarte querido lector es que te ANIMES, aun cuando parece imposible o arriesgado, si no elegís tomar las riendas por vos mismo vas a quedar relegado sencillamente al olvido.

MUY IMPORTANTE (por si no se entendió): Si sentís amor por algo, pero te da miedo explorarlo no hagas caso a estas emociones negativas. Te puede salir mal, es verdad, pero aún en esas circunstancias vas a llevar un equipaje repleto de aprendizajes. Si tenés la dicha de que te salga bien, te aseguro que no existen palabras para describir la felicidad instantánea que sentís al pensar ¡QUIERO QUE SEA LUNES PARA IR A TRABAJAR! (y eso es mucho).

Sí, me siento como un pez en el agua y esto recién comienza.

via GIPHY

Por: Sofía Vázquez / Imágenes: Cultura colectiva / Giphy

Categorías

Nube de etiquetas