Animar(se) en Paraguay

Hola, me llamo Sam Gerdes. Tengo 22 años y soy de Alemania pero vivo hace 8 años en Paraguay.

Mi obsesión de animar todo lo que se caía en mi After Effects -programa de animación-, me convirtió en animador. Pero no en esa persona que anima a la gente para bailar.

Como animador tengo el trabajo de dar vida a una sucesión de varias imágenes, vectores u objetos 3D -o Frames- que transmiten la sensación de un movimiento, a través de varias herramientas como After Effects, Animate, 3DSMax, entre otras.



El desafío de buscar la mejor manera para que la animación parezca real y sorprender con las posibilidades me apasiona, por eso en este artículo quiero hablar un poco sobre el “ánimo” y la “animación” y como ambas cosas cambiaron mi vida.

Parawhy?

Sí, yo sé que mucha gente acá en Paraguay no puede entender por qué todos los alemanes -o extranjeros en general- vienen hacia su país sin querer volver al “primer mundo”. Pero creo que muchos se olvidaron o nunca se fijaron en lo que tiene este hermoso país <3 A parte de su pueblo amable y cariñoso, te da también ¡grandes oportunidades!

From 0 to… Hero?

Vine literal con nada. Mi vocabulario para “conversar” con la gente me daba las opciones de “Sí” o “No” y en general era muy tímido. El hecho de que mi familia y amigos estuviesen en Alemania, a 14.000 km. de distancia, hizo que en un momento se despierte una pequeña parte de mi ánimo: ¡Quería aprender el idioma! ¡Quería compartir con la gente!


Los años pasaron y me salieron las primeras palabras hasta en Guaraní. Genial, ya sabía defenderme cuando me querían “hinchar” pero luego llegó el siguiente problema… ¿Qué hacer con la vida?

Terminé el colegio y me quedaba con nada. Y en este punto quiero agradecerle a mi padre que me anduvo detrás las 24 horas para formarme en lo que sería el mundo laboral.

Él me mostró lo que es animarse y cómo valorar e invertir mi tiempo. ¿Cómo hizo esto?

En aquella época, me tocaba limpiar el rancho de las ovejas -sí, en serio. Vivía en Barrero y teníamos una granja-. Hasta que un día dije: ¡Ya no!

Mi obsesión

Mi ánimo se despertó y comencé a estudiar. A la mañana trabajaba y a la tarde estudiaba. Así un año pasó y conseguí después de muchas limpiezas y esfuerzo ¡mi primer trabajo!
No era como animador pero no importaba... solo quería estar lejos de las ovejas.
Pero después de un tiempo me di cuenta de que armar avisos o tarjetas, no era lo mío. ¡Quería más!

Quería hacer lo que me apasionaba al llegar en mi casa: animar. Renuncié y como ya se pueden imaginar.. volví con mis queridas ovejas que me esperaban ya con ansias -mientras tanto mi padre obviamente cuidaba todo-. Así que me puse a estudiar.. más y más.. un tutorial tras otro..  Y el esfuerzo valió la pena, porque conseguí otro trabajo como ¡animador!


Chau ovejas, Hola animación

Un año lleno de aprendizajes y más tutoriales pasó. Y justo cuando me empecé a sentir creativamente parado, con ganas de aprender mucho más y animar trabajos con más desafíos, me llegó la oportunidad de ser parte del equipo de OJODEPEZ.

Challenge accepted y acá estoy, feliz con lo que hago, con lo que aprendo día a día y compartiendo mi opinión -nunca llegué a escribir para un blog, menos para dar a conocer mi experiencia y el aprendizaje que me dejó- porque ahora entiendo que todo lo que me enriqueció a mí, puede enriquecer también a todo mi equipo.

Finalmente, la moraleja de mi historia es que no importa en donde estés, ni las limitaciones que tengas, cualquier entorno influye y desarrolla tu creatividad, siempre que tengas interés en aprender y por sobre todo, siempre que te apasione.

¿Te animás?


Pd: Ninguna oveja fue lastimada ni antes ni después de escribir este artículo.

Por: Sam Gerdes / Imágenes: Fabrica de jogos

Categorías

Nube de etiquetas