Identificar el público para definir el color que mejor encaje

Los colores afectan notoriamente los hábitos de compra de las personas, es así que los anuncios tienen un fuerte componente de estrategia con los mismos. Además, en cierta medida, tienen relación con el marketing emocional

El cerebro humano tiende a asociar determinados colores con ciertas emociones y es por eso que el aspecto visual es de suma importancia en cuanto a la relación que se quiere establecer con el consumidor. Por ejemplo, Apple optó por el gris buscando producir una sensación de balance, neutralidad y calma.

Por esto, el marketing emocional tiene diferentes enfoques y está muy ligado a lo afectivo, que consiste en ofrecer al consumidor un sentimiento, sensación o emoción, a través de un producto o servicio.

Esta alternativa de venta surgió como resultado de la evolución del mercado y el acceso a la información que le permite a los consumidores saber qué exactamente buscan.

En cuanto a los colores, también se trata de generar emociones y valores, y según clasifica el portal digital Merca 2.0 entre los principales se ubican:

Amarillo

Este es el color aliado para aquellas marcas que quieren transmitir valores como la juventud, la imaginación, la energía y la claridad.

Además, este color ha sido asociado a valores como la belleza y, en su aspecto más negativo, con el narcisismo.

Rojo

El rojo es uno de los colores más importantes en el marketing y la publicidad y, hablando de emociones, es uno de los colores más potentes que existen.

Por un lado, puede simbolizar pasión, alegría y juventud y, por otro lado, puede provocar sentimientos de dominio y tiranía. Seguro que al hablar de rojo en publicidad una marca puede ser: Coca-Cola.

Azul

Por último, el color primario que falta es el azul y este color representa la tranquilidad, la continuidad y la estabilidad. Además, es el color que mejor refleja valores como la confianza o la paz.

Y en cuanto a marcas que utilizan este color, hay dos que ya se han colado en la mente de los usuarios: las redes sociales Facebook y Twitter.

Por otra parte, a la hora de elegir un color para una marca, se deben considerar estudios sobre percepción de colores que detectan patrones comunes entre las personas, pero cada individualidad es diferente, por lo que hay que considerar experiencias personales y otros factores como las diferencias culturales.

Por esto, resulta recomendable identificar al público objetivo lo más específicamente posible para lograr definir el color o la combinación que mejor ‘‘encaje’’.

Para las marcas que buscan generar y utilizar el marketing emocional, son recomendable la sinceridad, y la honestidad en las promesas, es decir, prometer algo que puedan cumplir. De lo contrario, una mala experiencia con una marca puede significar que los clientes opten por la competencia y además, puede dar una imagen negativa.

Por: Federico Gutiérrez / Imagen: Foter

Categorías

Nube de etiquetas